Consejos para limpiar las sartenes

blogerredas 20 octubre 2012 0


La limpieza de las sartenes es algo particular porque no hay consenso en la forma de cuidarlas o limpiarlas. Algunos solo retiran con una rasqueta las incrustaciones y con un trozo de papel de cocina la untan con aceite de cocina. Otros proceden de la forma tradicional, fregando con una esponja suave que no raye, con un poco de lavavajillas y agua.

Acá os doy otros consejillos que podéis utilizar en cada caso:

Las sartenes de aluminio quedan estupendas frotándolas con alcohol de quemar y luego untar con aceite. Si se ponen oscuras, hervir agua con pieles de patatas y luego poner a hervir agua limpia para quede perfecta.

Las sartenes de hierro si se ponen oscuras o se han quemado bastará con dejarlas en remojo con agua caliente y unas gotas de lejía. Para que no se oxiden hay que secarlas inmediatamente después de lavarlas. Cuando ha aparecido óxido, puede frotar con algún limpiador en crema hasta que el óxido desaparezca y luego untar con aceite.

Las satenes de teflón: El material más delicado, para sacar o mover alimentos se debe utilizar utensilios de madera y así no rallar la sartén. Su limpieza debe ser con una esponja blanda con lavavajillas y unas gotas de limón.

Si las cosas que hacéis en una sartén empiezan a pegarse hay que quemar la sartén con sal. Se hace de la siguiente forma:

1.Calentar un sartén al fuego. Cuando se ponga roja o candente, se pone sal en la sartén, poniéndole una tapadera.

2.Cuando notamos que la sal se ha oscurecido, se tira a la basura.

3.Entonces se le pasa un trapo seco a la sartén para limpiarla.

4.No limpiar nunca la sartén con una esponja de aluminio porque se ralla la superficie y eso provocará muchas veces que se pegue la comida.

Cuando se utiliza una paella nueva por primera vez es recomendable frotarla con vinagre y arena y a continuación enjabonarla bien. De esta forma se evita que el arroz absorba un gusto metálico. Antes hacerlo era una obligación, ahora ya algunas marcas les dan un tratamiento para quitarles ese gusto metálico. Pero para no tener sorpresas con ese primer arroz es mejor seguir haciéndolo.

Y otra cosa no guardar sartenes que no se vayan utilizar untadas de aceite (es una antigua costumbre), eso puede generar bacterias y crear malos olores.
Espero que os hayan servido mis consejos, hasta la próxima.